';

De mal en peor en Petrer

Hace unos días, se denunció por parte de los sindicatos SIPOL-CV, SIPOL y SPPLB, en la policía local de Petrer, la situación de los vehículos patrulla Opel Mokka, concretamente sus mamparas de protección, que separan el habitáculo de los agentes, con el de los detenidos. Del poco espacio disponible para detenidos, y el peligro que esto supone para la integridad física de los ocupantes de la parte trasera, no siempre detenidos. Igualmente se criticó la nula diligencia de los profesionales del cuerpo encargados de seleccionar tal equipamiento, dícese Jefatura y Unidad de Gestión.

Pues bien, se han superado, ante la mencionada denuncia y haciendo gala de su superior sapiencia y capacidad, han gestionado una reforma de las mamparas de “seguridad”.

La misma consiste, en recortar la parte inferior de la misma en dos tramos, que se corresponden con el respaldo de los asientos que ocupan los agentes.

Tales orificios, permiten: golpear la espalda de los agentes, introducir el brazo hasta coger a los agentes, su arma, agredirlos a través de dicho orificio, etc, cualquier cosa que se pueda imaginar.

No nos queda otra, que exigir que los responsables, presenten los certificados de montaje, modificación e ITV, de las mismas mamparas, tanto desde su instalación primigenia, como de la modificación de las mismas, según las normas reguladoras, hecho tal que dudamos esté conforme a la ley.

Desde el colectivo policial de Petrer, alzamos la voz, para denunciar la gestión del cuerpo, el nulo interés de sus Jefes en la seguridad de los subordinados, que no es otra cosa que la punta del iceberg sobre la forma de proceder en la gestión diaria de la Policía local de Petrer.

2,337 vistas totales, 6 vistas hoy

Share This